Confianza, honradez y honestidad… ¿lo mismo pero diferente? ¿con fian$a?

“La incertidumbre es una posición incómoda. Pero la certeza es una posición absurda”. (Voltaire)

Condenarro

Al día de hoy debemos tener mucho cuidado con estos tres términos. Lingüísticamente tienen significados similares los dos segundos y concatenado con ellos el primero, sin embargo, la realidad, y nos lo muestra la clase política, que políticamente correcto sería confiar plenamente en ella, nos hacen no sólo dudarlo, sino rechazarlo en primera instancia. En Los Cabos lo estamos viendo con la nueva adminstración y con el perdón y sin el permiso, las acciones inmediatas a la toma de protesta, los personajes y las personalidades que (des)componen las cúpulas de mando no nos dan margen a un mínimo de certidumbre.

“La confianza es una hipótesis sobre la conducta futura del otro. Es una actitud que concierne el futuro, en la medida en que este futuro depende de la acción de un otro. Es una especie de apuesta que consiste en no inquietarse del no-control del otro y del tiempo”, explica Laurence Cornu, una experta en materia educativa.

Por otra parte, los conceptos de honestidad y honradez, que tenemos, al menos la mayoría de quienes lean esto, si alguien además de mi amá y yo al revisarlo, se relacionan con valores morales, mas el uso en cada uno puede tener variables en torno a su entorno, si vale la rebuznancia, o redundancia para ser más honestos.

La honradez aparte de ser un valor moral es además una cualidad de algunas personas porque es una característica que lo define como una persona justa en todos los aspectos que se le presenten. Una persona honrada valora como una gran virtud el poder inspirar confianza en los demás demostrando siempre que es un individuo íntegro y que en todos los ámbitos de su vida la equidad es quien protagoniza su actuar, se dice, se piensa y hasta se cree.

Mas en la concepción de Confusio: La honestidad es uno de los valores y componentes más importantes de una personalidad saludable con tu entorno y con los demás. En su nivel más superficial, el Li, son todas aquellas acciones realizadas por una persona con objeto de construir la sociedad ideal, y destinadas a cumplir sus deseos, ya sea a corto plazo (malo) o a largo plazo (bien). Admitir que se busca la gratificación inmediata, con todo, puede contribuir a transformar un acto malo en uno peor, del mismo modo que ocultar las intenciones a largo plazo puede empeorar una buena acción. Un principio fundamental en esta teoría es la de que una buena persona debe mostrar sus sentimientos sinceramente en su rostro, de forma que facilite la coordinación de todos en la consecución de mejoras a largo plazo. Esta sinceridad, que abarca incluso a la propia expresión facial, ayuda a lograr la honestidad con uno mismo, y a que las actividades humanas resulten más predecibles, amigables y placenteras. En esta primera versión, la honestidad se logra buscando únicamente el propio beneficio.

Estamos en el día 17 de los 90 que dijo Arturo de la Rosa que esperaría para que quienes fueron ungidos para cumplir sus promesas de campaña y mejorar la situación y calidad de vida de los habitantes y visitantes de Los Cabos los empecemos, al menos, a percibir en carne propia. Lo que vemos al momento es una serie de justificaciones que parecen pretextos, sin embargo, ni Arturo ni sus cercanos colaboradores tienen culpa, no importa que desde hace ya una década y media han estado involucrados directa y cercanamente a los gobiernos que han dejado así a las instituciones y han mermado, si es que aún se contaba con un poco, en la credibilidad ciudadana en ellas,  en quienes las dirigen y/o encabezan.

No hay beneficio de la duda ni voto de confianza, hay seguridad en la deuda, moral, económica y civil que tienen las instituciones y quienes las encabezan, aun cuando es por una real votación d elas minorías, como siempre ha sido, es una realidad triste, pero cuando las minorías son las que votan, las mayorías aceptan y callan. Al día de hoy quedan 63 días para ver resultados… o re-soltados… robos, impunidad, muertos, corrupción, narcomenudeo son conceptos que honradamente son los únicos que manifiestan la honestidad de sus acciones, al menos en eso tenemos la seguridad de que tienen experiencia… es honesto quien dice que va a robar, pero no como el ex alcalde nayarita que quiere ser gobernador de esa entidad y, es posible, y que sólo por eso lo logre, pero honradamente, si nos quedamos calladitos y mirando al piso, que ¿confianza nos brindará el espejo civil que tenemos en casa?

Por eso y todo lo demás es que no tengo remedio, debo mantenerme como un simple pobre y honradamente pobre loco peligroso irreverente, irrelevante, irremediable pero irresistible y real prófugo de la injusticia verdadera y tangiblemente institucional.

“Si de algo soy rico es de perplejidades y no de certezas”. (Jorge Luis Borges)incierto

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s