Opino… luego ¿voto?

Opino… luego ¿voto?

“La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes”. John Lennon

Condenarro (2006)

Tan sólo cinco meses faltan, tal vez al momento de que mi es-timado contribuyente elector lea esto, para que un porcentaje importante de ciudadanos mexicanos con credencial que así nos identifique para ejercer nuestro derecho de elegir gobernantes, acudamos a las urnas y hagamos lo propio. Es de esperarse, dado el cacareado avance en el ejercicio de la democracia en el país, que tanto el proceso electoral del primer domingo de julio, como los resultados que se obtengan del mismo, se desarrollen y respeten como deben de observarse y respetarse en una comunidad donde la madurez cívica predomina. La duda estriba –al menos la mía- en que, como yo mismo y seguro que no fui el primero lo he dicho, la teoría y la práctica son paralelos muy distantes, incluso en ocasiones divergentes… con alguna excepción, tal vez, convergentes.

2006-5 2006-1Al momento de escribir el presente artículo, transcurre una media soleada mañana del 14 de febrero. Ganas no me faltan de ir en busca de todas mis amistades –subrayemos todas– y desearles feliz día. En realidad lo que me falta es tiempo y dinero, pero el cariño, como dice un anuncio, cabe en un beso. Ante esta contrariedad me pongo a escribir de lo que los amigos que quieren gobernarnos han hecho en el transcurso de más de un año -habría que calcular el daño al erario- de precampañas. Lo cierto y evidente es que todos, los nuevos y los originales en esta contienda, han viajado mucho, han gastado mucho, han contratado a mucha gente –a saber a quienes y cuanto les pagan-, se les ve en TV, periódicos, Internet, anuncios espectaculares, bardas y mucha publicidad impresa, se les escucha en radio. La realidad es que de cinco, la verdadera contienda está entre tres… los “tres amigos” de siempre desde el surgimiento del PRD. Ahora, creo importante buscar el trasfondo de las propuestas que los candidatos, tomemos a los cinco, no dejemos que la democracia se pierda desde este momento. Podríamos caer en un sheratonazo.

En este momento –al escribir, que conste- es en el que me pregunto ¿cuales son las propuestas? Me respondo, mimismo… no las encuentro por ninguna parte.

En las declaraciones en periódicos, TV, radio e informes por el ciberespacio, los mensajes son escuetos, someros en cuanto a los objetivos que se buscan. En el mejor de los casos, se señalan las carencias de mayor importancia y/o preocupación que deben atenderse por parte de la s autoridades: salud, educación, seguridad pública, ataque frontal al narcotráfico y crimen organizado, creación de empleos, seguridad social, equidad en el reparto de riqueza, respeto a la propiedad privada, respeto y defensa de la soberanía, combate a muerte a la corrupción y tantas etcéteras como se pueda imaginar. He buscado, sin mucho éxito, en los portales que para ello, creía yo, han creado los encargados de imagen y/o comunicación social de cada uno de los “pretensos”, un desglose mayor de las propuestas y los mecanismos y estrategias que seguirían los candidatos en caso de que ganen las votaciones el 2 de julio. Lo que sí encuentro en toda fuente de información que llega a mis manos, es la seriedad con la que cada uno enfrentará todos los rezagos, anomalías, corruptelas en los que nos han sumido, primero 70 años de priísmo dictatorial y seis de un pan muy blando, sin dejar de apreciar las opiniones que se vierten en contra del mismo López Obrador y de todos los gobiernos perredistas. En ninguno de los casos he encontrado quien avale lo bueno que se ha logrado en cada uno de los casos, porque sí hay.

Platicando con algunos amigos de origen en países al Sur de México, la situación de nosotros, los mexicanos, es envidiable. Me dicen, y han sido varios y en diferentes ocasiones y, más aún, con amigos que entre sí no se conocen, que en México, tanto sus habitantes como quienes llegan de otros países tienen gran libertad de movilizarse, de trabajar en lo que mejor sepan hacer. No se aprecia, pese a muchos señalamientos, un autoritarismo tan férreo como se ha vivido en El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Venezuela, Bolivia, Perú, Argentina, Chile, Uruguay, por decir algunos de los que me han comentado al respecto. Hacen hincapié en el sentido de que, pese a las presiones del vecino país del norte, en México no es tan complicado el vivir de sus habitantes. Posiblemente mis amigos no han visitado comunidades de Chiapas, Oaxaca, Hidalgo, Tlaxcala, o incluso ciudades perdidas dentro de las grandes urbes como el DF, Guadalajara, Monterrey, Puebla, etc., sin embargo, lo cierto es que muchos de ellos han vivido, convivido con casos extremos de miseria y represión. El comentario con respecto a lo que he platicado con amigos que radican en México, pero cuyo origen es centro o sudamericano, no se da para defender lo indefendible, tan sólo para plantear una realidad.

Los mexicanos tenemos un gran país. Posiblemente, y es lo más seguro, nunca hemos contado con un gobierno tan bueno como lo queremos –no digo merecemos por aquello de que los pueblos tienen los gobiernos que se merecen… o el otro: que se les asemeja-, no podemos dejar de pensar que pese a todo, la paz social que ha perdurado en México, desde la caída del Gral. Huerta, aún con movimientos sociales que se dieron en diferentes épocas, principalmente entre los sexenios de Díaz Ordaz a López Portillo y finalmente el del Comandante Marcos, el mexicano ha disfrutado de paz social y facilidades de traslado y la búsqueda de mejorar la calidad de vida… posiblemente las facilidades para elevar la calidad y productividad y/o la capacidad para elevarla siempre ha sido insuficiente y/o manipulada como divisa política, ¡peeeero!

2006-4 2006-3El caso, mi es-timado contribuyente y próximo elector de nuestros gobernantes en los poderes ejecutivo y legislativo federales, no es defender a uno u otro, sino el de exponer una realidad que ninguno de los analistas profesionales han abordado, explicando o tratando de explicarle al lector, televidente y/o radioescucha o navegante en Internet, lo malo, lo peor que podemos esperar de cada uno de los candidatos, situaciones que, desde la triste perspectiva de este simple y pobre loco peligroso irreverente, irrelevante, irremediable pero irresistible y real prófugo de la injusticia que el manejo de la información nos deforma la opinión de la situación nacional, creo imperante tomar en cuenta todas y cada una de las perspectivas y si bien, no nos desglosan sus programas de trabajo a desarrollar los próximos seis años, al menos que nos dejen encontrarlos para saber “a que le tiras cuando sueñas mexicano”.

“La democracia constituye necesariamente un despotismo, por cuanto establece un poder ejecutivo contrario a la voluntad general. Siendo posible que todos decidan contra uno cuya opinión pueda diferir, la voluntad de todos no es por tanto la de todos, lo cual es contradictorio y opuesto a la libertad”. (Inmanuel Kant)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s