De servicio, ser vicio y hacer vicio

vicio8“La sociedad es el conjunto de servicios que los hombres prestan por la fuerza o voluntariamente los unos a los otros, es decir, servicios públicos y servicios privados”. (Frédéric Bastiat)

Condenarro

vicio7Estamos tan acostumbrados al término prestador de servicios que caemos en el vicio de hacer vicios de ellos, por ellos y gracias a ellos. De alguna manera, como bien dice el nombre de un blog: http://todossomosclientes.blogspot.mx/. Y es completamente cierto, aún cuando nos calificamos o definimos como prestadores de servicios, la realidad es que los vendemos, aun cuando en el significdo del DRAE, y tampoco en el DEM (Diccionario de la Real Academia Española y Diccionario del Español Mexicano respectivamente), se mencione el hecho de que prestar sea gratis o bajo un esquema de tabulador o remuneración. Ambos diccionarios tienen varias acepciones que no veo la necesidad de explicar una a una, ¡ni una vaya!

vicio2

Una expresión del músico mexicano, casi pocho Carlos Santana, que no por lo segundo deja de brindar un vicio6gran servicio al arte mexicano, y que le deja grandes dividenos, es que: “El que sirve es reina o rey. Y el que no sirve, no sirve”. Veamos, o mejor, vamos por partes:

“Un servicio es un conjunto de actividades que buscan responder a las necesidades de un cliente. Los servicios incluyen una diversidad de actividades desempeñadas por un gran número de personas (funcionarios, empleados, empresarios) que trabajan para el estado (servicios públicos) o para empresas particulares (servicios privados)”, wikidefinición. Para el objetivo del que presta el servcicio de escribir, sea por vicio o por hacer el vicio de la lectura más atractivo, esa definicion es la indicada. Y sí, de alguna manera todos somos clientes, incluyendo o, mejor aún, resaltando del Estado, que nos renta y muy caros sus servicios.

vicio5La frase tan trillada que se les adjudica a los médicos de “toda consulta causa honorarios” es en realidad una frase genérica para todo intercambio de servicio por un pago, sea en especie, servicio o en económico, léase dinero, cacharpa, lana, monedas… etc. Todos somos clientes de todos, menos los que lean esto pues ellos son clientes de Slim, de una u otra forma, sigue teniendo en su poder el espectro del internet en México, y por lo tanto no puedo presumir de tenerlos como mis clientes y punto, sin com. Pero me presto a compartirles estos debralles. Digamos que esto de  escribir aunque mis letras más comunes sean las vencidas, se me ha convertido en vicio.

A que viene todo esto. En realidad a ocurrencias de uno y el uso del lenguaje, o el mal uso del mismo, o el ignorar cual importante es el tener conocimiento de nuestro vasto vocabulario y lo reducido en que lo convertimos en nuestra cotidiana, diáfana y vaga convivencia. Tenemos que gracias al servicio educativo, al menos a mi me tocó una buena época en el sistema de gobierno, dejó de hacer vicio el mal hablar, y no en el sentido de “malas palabras”, o altisonantes, o groserías, o soeces, no, el ser vicio de hablar mal un idioma rico en recursos. Incluso en esos todos somos clientes de todos, pues nos compramos lo que nos decimos, y muchas veces en el vicio del hacer vicio del mal decir, y peor entender.

Estamos acostumbrados a expresarnos sobre el servicio que nos prestan. En realidad el préstamos de los servicios representan una remuneración, como ya mencionaba líneas arriba, líneas no viciosas, conste. Vicio3Hablamos de un negocio, sea público o privado, tal como lo mensionan las wikipalabras que lo describen. Ahora bien, veamos que es un vicio, mediante la misma fuente de información, para no variarle: “Un vicio es toda palabra que puede referirse también a una falta, a un defecto, a una enfermedad o tan sólo a un mal hábito. Algunos sinónimos de este término son: falta, depravación, exceso, mala costumbre, afición, desviación. El vicio es el antónimo (el opuesto) de la virtud”. Pero hay que tener precaución, pues el obsecionarse en el servir puede convertirse en un vicio, como bien puede decirse del servicio público, en donde el funcionario, sea elegido por vía democrática o nombramiento por uno de esos, de los electos, deben “prestar sus servicios” al Estado a favor de sus conciudadanos.

En tales casos, eso es cuando se convierte en vicio el prestador de hacervicios nos representa un oneroso gasto que debemos pagar mediante los servicios de otro especialista en el ser vicio público, es decir, se vicio4prestan a un círculo vicioso del poder hacer vicios oficiosos. El resultado de ello pudiera resumirse en un vicio masivo traducido a un colapso social. Y debemos comprender que nada tiene que ver con la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de posponer la discusión de legalización de la marihuana para su cultivo y uso lúdico y medicina. Posible un poco con ese tradicional vicio de hacer una “fiesta democrática” con vicios de origen para delegar la prestación de un servicio público. Ahora que el servicio privado no es privado de vicio alguno, ni de hacer vicio del otro.

Así, mi es-timado lector elector enviciado de tantas letras ya vencidas que un pobre y vicioso  loco peligroso irreverente, irrelevante, irremediable y real prófugo de la injusticia que la Ley Fayad, pudiera “fayadnos” y coartarnos la libertad de expresión y convertirla en un vicio ilegal, como al juarense que mataron el pasado viernes…

“El vicio rara vez se insinuó oponiéndose a la honradez; casi siempre toma el disfraz de ésta”. (Jean Jacques Rousseau)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s