Un recuerdo de Análisis; agosto de 2004

México, Baja California Sur…: Antimonia* Política

El pueblo es una entidad pluscuamperfecta generosamente abstracta e infinita, sirve también para que jóvenes idiotas aumenten el área de los panteones o embaracen cárceles o aprendan a ser ricos (Jaime Sabines)

condenarro

antinomia5Es difícil. Es paradójico. Es inaudito que aún continuemos no sólo aceptando, sino promoviendo la antimonia política que rige nuestro diario acontecer, tanto en nuestro municipio, como en el estado y el país. Me refiero, en esta ocasión, exclusivamente a nuestra política, el ejercicio de los gobiernos que, no nos han tocado: ¡nos hemos impuesto! bajo la tesis de que harán lo mejor que puedan para beneficio del mexicano, sudcaliforniano, cabeño. Bien, este inicio si acaso llega a ser un reflejo de lo que alcanzo a reflexionar sobre las precampañas que apuntan para definir posiciones gubernamentales en abril del 2005 en lo que a nuestra entidad y municipio respecta y a diciembre de 2006 en el ámbito nacional. Nos preocupamos de quien ocupará los sillones respectivos, cuando omitimos aceptar que ningún gobierno, desde la promulgación de la Constitución Política de La República de los Estados Unidos Mexicanos, el 31 de enero de 1917, cumple sus preceptos y nosotros, tristes ciudadanos no lo demandamos, tal como lo indican en su protesta, establecida en su artículo 87 de la Constitución Política de México y en el 71 en la estatal, que a la letra (me permito tomar la nacional como base, la de BCS habrá que cambiar algunos términos correspondientes al ámbito de jurisdicción) dice: “Protesto guardar y hacer guardar la AntinomiaAconstitución  política  de  los  estados  unidos  mexicanos y  las  leyes que de ellas emanen,  y desempeñar leal y patrióticamente el  cargo  de  presidente de la república que el pueblo me ha conferido,  mirando en todo  por el bien y prosperidad de la Unión, si así no lo hiciere, que la Nación me lo demande”.

Lo más curioso de todo, es que a la fecha y después de  87 años de constitución nacional y 29 de “Estado Libre y Soberano”, no se cumplan a pies juntillas los preceptos que se enmarcan en las cartas magnas, primero la Nacional que, como se indica, ninguna Ley estará por encima de ella y luego, por razones obvias, la estatal.

Más fácil. Nuestra Carta Magna dice en su Art. 39 que “la soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo. Todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de este. El pueblo tiene todo el tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar su forma de antinomia1gobierno”. Más específicamente y para referirme a la entidad que escogimos para vivir y que su misma constitución nos da la opción de naturalizarnos sudcalifornianos, el Art. 40 de la primer referida decreta que: “Es voluntad del pueblo mexicano constituirse en una República representativa, democrática, federal, compuesta por Estados libres y soberanos a todo lo concerniente a su régimen interior; pero unidos en una federación establecida bajo principios constitucionales”.

Bien, el proceso electoral para elegir quien sustituirá a Leonel Cota Montaño, a los 15 diputados estatales más uno y a los cinco cuerpos edilicios, aún cuando se inicia, oficial y constitucionalmente en noviembre, ya arrancó –desde el inicio de la presente administración estatal a decir verdad- al menos en lo que toca al PRD y varios más que están por definir posiciones. Ya después se verá bien a bien lo que respecta a curules y municipios.

Desde que tengo uso de un razonamiento que a muchos les parece irracional, tal vez porque soy declarado peligroso prófugo de la injusticia, es que, de acuerdo a lo que señalan nuestros ordenamientos máximos, primero, como ya mencionaba la Constitución Política de la República de Los Estados Unidos Mexicanos y, consecuente y seguida de esta la del Estado Libre y Soberano de Baja California Sur, estos no se cumplen, ni por los electos, ni los designados, vaya, ni siquiera por quienes los elegimos y los designaron. Tal vez, posiblemente, exista una leve probabilidad de que sea factible no caer en desidia y poder, en un momento dado exista la viabilidad de contar con tal oportunidad, es decir, hacer cumplir los objetivos y preceptos que emanan de nuestras reglas para un bien vivir, bajo una democracia real. Realmente supongo que pueden ser sueños guajiros ¿no?

Veamos, al momento los precandidatos de las preelecciones son, tal vez no muchos, pero sí más de los suficientes, aunque sus bases y propuestas sean todo lo contrario. A decir verdad no sabemos aún sus propuestas, tan sólo sus pretensiones. Narciso (con Visa perrderista), antinomia3los Víctor Manuel, Ricardo, Rodimiro los que la buscan por el PRD hoy en el poder. Todos ellos egresados, surgidos, ¡formados! en la vieja escuela priísta. José Carlos y Manríquez por el PRI, del verde no sabe –le falta clorofila-, el PT representado por Porras, también expriísta y perredista y ex alcalde de La Paz… igualito que Leonel.

Los ciudadanos, donde supone la Constitución reside el poder real de gobernar, nos chutaremos toooda una vida de precampañas y campañas ¡nueve meses! Engordando a un grupo de individuos que se dicen ciudadanos y que, de una u otra forma han servido(se) del pueblo para alimentar su ego, ambición de poder, y, aunque se niegue, sus cuentas bancarias, omitiendo, a sabiendas o no –aunque lo dudo yo, pero ya me conoces mi és-timado lectorcontribuyentelector, soy prófugo de la injusticia oficial- que no están cumpliendo con el mandato legal, con la venia nuestra–no falta decirlo- en que se convierte la ignorancia en apatía de la ciudadanía que no se los demandamos, tal y como lo señalan los artículos que apunté líneas atrás. Como quien dice somos cómplices por omisión. Sin comisión, claro.

Mientras  todo esto está iniciando, con mayor fervor al menos, en el ámbito nacional suceden cosas, que, dada la envergadura de la situación, superan por mucho a una entidad federativa relativamente nueva y que, dada su densidad demográfica, que no representa la magnitud económica que genera se dan guerrillas de papel y espectáculo televisivo oficial no contemplado en Ley alguna, pero que antinomia4al parecer tampoco se prohíbe y, como rezan los abogados cuando es prudente y procedente –a sus intereses- lo que no está prohibido en la Ley, esta legalmente permitido, sustentado, al menos en lo que se refiere al rating. Más el entendimiento de sus alcances –de enjuagues y pleitos electrónicos de tú las traes y no me la pegas y que el zorro se quiere comer un peje ahumado y que las martas son las depredadoras de las cobras (zoo-analogías de aquellos años)-, por los medios masivos informativos que se han convertido, o los hemos erigido, como jueces y expertos en materia social, sobre lo que necesitamos, requerimos, debiéramos exigir a nuestros gobernantes, las buenas costumbres, la moral, etc. En fin, hace poco apareció en proceso una nota de la cual me permito citar un párrafo a ver si alguien lo lee y aprecia el fondo del mismo:antinomia2

“Vivimos en una época en que los medios nos bombardean con una multitud de hechos contradictorios, fomentando a veces, la confusión. Es más, sobre todo la TV, a veces construye hechos. Con la repetición infinita de ciertas imágenes y la omisión parcial o total de otras; con el comentario didáctico y el lenguaje corporal de los comentaristas; con las condenas indignadas y las alabanzas encendidas, se van constituyendo hechos que sólo existen en el imaginario colectivo. En esas condiciones, distinguir la verdad de la ficción o vislumbrar los efectos futuros de un proceso actual exige de un gran esfuerzo de reflexión y de raciocinio” (Enrique Semo/Proceso)

*antinomia: contradicción entre dos preceptos legales, y/o principios racionales.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s