“Elogio de la estupidez” de Jean Paul Richter (1763-1825)

elogio-de-la-estupidez“Tal vez sorprenda que la Estupidez se haga escritora; pero seguramente sería más llamativo que la Sabiduría hiciera lo mismo”. (JPR)

Condenarro (Los Cabos News ed-503, circulando)

Llegamos a otra edición de Los Cabos News, en esta ocasión comentaré, desde mi propio aprendizaje de lo leído y apoyado un poco en dos ensayos que leí sobre el autor y su obra y la posible opinión de algunos lectores en cuanto a la relación de esta obra y la de Erasmo de Rotterdam, “Elogio a la locura”, o “Elogio a la estulticia”, según la traducción y edición, el cual fue escrito dos y medio siglos antes, sobre el cual señala el mismo Jean Paúl en el prefacio que hace la misma Estupidez sobre su elogio: “nada tiene que ver con el “Elogio de la locura”, de Erasmo de Rotterdam, pues la locura es justamente lo contrario a mi, al ser el resultado de un cruce entre la sabiduría y yo misma, como el mulo lo es del cruce entre la yegua y el asno”.

A decir verdad es complicado hacer un comentario en específico sobre la obra de éste escritor alemán nacido en el siglo XVIII y cuya obra que comentamos la escribió, de forma magistral tanto en su estructura, su profundidad en pensamiento y realidades, que es necesario señalar, nunca perderán actualidad. La editorial sequitur –con minúsculas- hace uso de un texto de Herman Hesse, admirador de Richter tomado de su obra “Escritos sobre literatura”, titulado “Sobre Jean Paul”, su pseudónimo en toda su obra literaria, donde hace una descripción no sólo de la vida del autor, sino de su jean-paulpersonalidad, su genialidad y tozudez;

“y había muchas cosas que no funcionaban, aparte de algunas amistades y correspondencias, aquella vida no tenía una realidad, se deshacía en dos mitades, la que transcurría en la mesa de trabajo, con cerveza y vértigo creativo, y otra anodina de rostro gris y cotidiano”.

Texto en el que se enfatiza la dualidad del autor entre el mundo de los pensamientos –realidad imaginaria-, y la realidad cotidiana, lo que le da una calidad de excelencia en sus obras; acierta en su ironismo, su sarcasmo, con un sentido del humor que no era característico de Erasmo, más allá del libro mencionado en el párrafo anterior.

En opinión personal, este, al menos para quienes gustamos y nos entusiasmamos con la lectura más que con la escritura, debiese ser libro de cabecera y que a la mía llegó gracias a un regalo cumpleañero de un buen amigo, Armando “Flaco Risueño”, quien, a propósito, me comentó que no es difícil encontrarlo en librerías importantes o comprarlo en línea, según he visto.

estupidez-claude_chabrolEl primer párrafo del prefacio que la misma Estupidez apunta su auditorio o lectores es una trampa para el ávido lector, mismo que, con el permiso –al menos lo creo- de la editorial comparto:

“Yo, la Estupidez, para mostrarme a los hombres con mi mejor aspecto lo mismo adopto la apariencia más respetable que cualquier otra. Aunque, a decir verdad, no complazco en cada momento más que a aquéllos que me ven con su propia forma. Unas veces brillo en el adulador de buenos modales que, como un cuadro, lleva todas sus cualidades en la parte estupidez-cartonexterna, recibe su entendimiento como una costumbre y al elogiar los defectos del poderoso obtiene una recompensa por los suyos”.

La obra entera que no suma más que 107 páginas, pone en escaparate la presencia y la importancia de la Estupidez en la vida cotidiana, tanto del Siglo de las Luces, pues se escribió en 1782, cuando Richter contaba con apenas 20 años, mas una madurez sociopolítica muy bien definida, y profundizada por su precariedad económica, lo cual, de acuerdo a lo que señala Hesse y la misma Wikipedia sobre su vida, fue la materia prima en cuanto al desarrollo de su agudeza y optimización de una mente ilustre, genuina y genial. Característica, inteligencia, agudeza e ironía de tratar la realidad de forma estúpidamente imaginaria perduró, aun cuando fue reconocido y económica y socialmente bien remunerado, hasta su muerte en 1825.

Podrá encontrar e incluso encontrarse en toda la disertación que Jean Paul hace a lo largo del libro, son partícipes del elogio, pues la Estupidez se encuentra e influye en todos los sectores, desde el eclesiástico hasta el gubernamental, pasando por los eruditos, los médicos, los empresarios, los maestros y estudiantes, poetas, escritores, intelectuales…estupidez-katherine_mansfield

Bien pudiera, para mejor explicar la obra de Richter, al menos en ésta, pues la misma editorial ha podido rescatar buen número de títulos y ensayos, llenar varias páginas tan sólo de algunos aforismos sacados del texto, y eso sería una verdadera estupidez de mi parte, tomando como base la acepción del DRAE, por ello, no tengo alternativa que sugerirle que le llame algún amigo que tenga oportunidad de buscarlo en las librerías de alguna ciudad, o bien solicitarlo en línea, en lo particular les comentaré en la librería Macondo para que nos lo acerque, en tanto, me reitero, estúpidamente ilustrado, comoestupidez-dibujo un pobre loco peligroso irreverente, irrelevante, irremediable pero irresistible y real prófugo de la injusticia que la seriedad le representa a una estúpida sobriedad…

“La exactitud en las pequeñas cosas es la virtud de los estúpidos”. (JPR)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s